Baloncesto

El Real Madrid prosigue en estado de gracia, contando sus partidos por victorias en España y en Europa, donde este martes dio otro paso cara adelante sosteniendo su media de más de noventa puntos en sus 3 primeros partidos en la competición continental al imponerse por 93-79 al Zalgiris Kaunas lituano. Llegaba al WiZink Center un visitante afable, que solo había ganado en uno de sus últimos 17 encuentros jugados en Madrid. A pesar de ello hizo acto de presencia con ganas de apalancarse y gozar de una noche larga, manteniéndose cerca a lo largo de una gran parte del primer cuarto.

Joan Peñarroya lamentaba ya antes de irse al vestuario al reposo la carencia de instinto asesino de su equipo para lograr sostener una cómoda renta cara la segunda parte. Pérdidas inocentes, falta de control en el rebote y 3 malos ataques dejaron al Bayern recortar los 7 puntos de ventaja que amasaba el conjunto blaugrana a menos de dos minutos a fin de que acabara el segundo cuarto. Del 39-32 se pasó a un 42-41. Nuevamente las espadas en todo lo alto tras esta pequeña desconexión.

El UCAM Murcia CB visitó al Real Madrid para regresar a la ruta de la victoria en ACB tras su pinchazo fuera de casa ante Bilbao. Los alumnos de Sito Alonso salieron de manera fuerte en el tramo inicial, encomendándose a Diagne, que estuvo inspirando en ataque. Asimismo Sleva fue clave en la puntuación y asociación para terminar con 15-22.

El Unicaja salió a jugar con sangre en el ojo y saña amontonada y desmenuzó (113-91) al Joventut de Badalona, un equipo de su nivel, semifinalista asimismo en las 3 competiciones el año pasado. La Penya empalideció frente a la versión cajista de la época 2022/23. Un equipo insaciable, mareante, al tiempo estético y esforzado. Una exquisitez que enamoró como no se podía imaginar a la Málaga baloncestística.