Escandalo REAL en el Bernabéu!! El Almería pierde el partido en el 98', que ganaba por dos tantos (3-2)

Bochorno arbitral en el Bernabéu. A la UD Almería le quitaron la victoria frente al Real Madrid en un partido épico donde solo dos personas podían eludir una tarde histórica para el futbol de nuestra provincia. Hernández Maeso, desde el césped, y Hernández Hernández, en el VAR, pusieron todo de su parte a fin de que el preferido, el grande, el aspirante al título, superara una tarde en la que once guerreros vestidos de rojiblancos probaron que con corazón, esmero, y futbol, se puede ganar en un escenario como el Bernabéu. Y exactamente la casa del la villa de Madrid le vino muy grande al principiante extremeño. Su ‘compañero’ Hernández Hernández tampoco le asistió a tomar las resoluciones adecuadas.

Primera mitad limpia. Marca Ramazani el 0-1 tras una contra de libro y después el desgaste físico con ayudas en defensa jamás vistas hasta la data desactiva a un Real Madrid que fiaba su ataque al desborde de Vinicius, bien tapado por Pubill y Arribas. Cerca del reposo Édgar ponía el 0-2 con un zurdazo pasmante a la escuadra. Nada de suerte, por el hecho de que el la villa de Madrid no probó a Maximiano en todo el primer tiempo.

Lo que ocurriría en la segunda mitad dejó con la boca abierta y desquiciados a miles y miles de almerienses, y de manera especial a los jugadores de rojiblanco. Sale en tromba el la capital española, soporta con entereza el Almería y en el minuto 57 comienza el partido de los árbitros. Una falta de Rudiger a Édgar se transforma en penalti por mano de Kaiky. El banquillo no salía de su sorprendo. Marca Bellingham desde los once metros. El Almería reacciona y marca en otra contra imperial. Lopy abre a Ramazani, centra al área y Arribas hace el 1-3. Más leña al fuego. Hernández Hernández llama al árbitro primordial y pita falta de Lopy a Bellingham. El inglés busca el contacto con la mano de su contrincante. El tanto no sube al marcador. ¿Desean más?. Adelante. Minuto 69 y Vinicius remata a gol con el brazo derecho. Todos vieron mano, aun el atacante del la capital de España, que lo festejaba a medias siendo consciente de que se lo iban a cancelar. Puesto que no. Esa acción se convirtió por arte de birlibirloque en un remate con el hombro. Gol. Empate a dos.

Demasiado soportó el Almería con tantos palos anímicos en el Bernabéu, mas faltaba una última maravilla arbitral. ¡Once minutos de descuento!, o lo que significaba en otras palabras: hasta el momento en que marque el la capital de España.

Y sí, en el minuto 98 llegaba el 3-2 de Dani Carvajal y la insensatez en el Bernabéu, que pasó de acudir a un recital del Almería a la victoria con ayudas. Pues quien se sentó a ver este partido sabía que solo había un ganador por la vía normal, y era el Almería de Gaizka Garitano. No se lo dejaron. Acostumbra a pasar en casa de los grandes.

El míster terminó expulsado, fruto de la desesperación por el hecho de que , sus chicos, y los más de mil almerienses iban a hacer historia en el campo del rey de Europa, mas no le dejaron. Un escándalo mundial que no va a tener influencia pues lo padeció el Almería. Más que jamás hay que levantar la cabeza y sacar el orgullo rojiblanco. Por los cauces frecuentes el Real Madrid no habría ganado. Toca contar hasta diez y bajar pulsaciones tras este bochorno increíble. Debía ganar el Real Madrid.

TiroAlpalo