Tenis

Un Grand Slam precisa de atención, forma física y deportiva y asimismo que la suerte acompañe. Son dos largas e intensas semanas, 7 partidos de alto nivel para quien aspire a continuar hasta el último día y tocar el trofeo de vencedor. Es el caso de Carlos Alcaraz, de natural ambicioso y a quien agrada "soñar engrande". El número uno mundial, 20 años, probó en el comienzo de su tercera participación en Wimbledon que ha hecho el le toca, mas que asimismo precisa de ese gramo de suerte que le deje explotar al límite sus condiciones.